Month: September 2014

spinning plates : leaves fall

DNMF – s/t (LP, Moving Furniture Records 2014)
Negapadres33 – s/t (LP, Circle Records 1987)
Kyle Bobby Dunn – Fragments And Compositions Of… (LP, Low Point 2013)
Secret Pyramid – Movements Of Night (LP, Students Of Decay 2014)
John Coltrane With The Red Garland Trio – Traneing In (LP reisue, WaxTime Records 1957)
Core – Chants Of Race And Emptiness (LP, Coc 1988)
Core – An Area’s Era Aria (LP, Coc 1990)
Kyle Bobby Dunn – In Miserum Stercus (LP, Komino Records 2012)
Dead Neanderthals – Prime (LP, Gaffer Records 2014)
F.A.R. – Da Consumarsi Con Grazio (LP, ADN 1985)

Advertisements

Ondarock reviews YODOKIII

“Per capire che il proficuo sodalizio artistico tra Dirk Serries e Tomas Järmyr non avrebbe ridotto la propria esperienza al solo “Ashes And Blues” è bastato seguire gli avvenimenti di questi mesi, che parlano di un’attività dal vivo pressoché senza sosta. Set esplosivi, comparse dell’uno in apertura degli show dell’altro e viceversa, e un affiatamento capace di crescere in maniera sempre più matura. E così, proprio mentre l’imprevedibile ex vidnaObmana annuncia il ritorno all’ambient music con un disco in uscita il mese prossimo su Projekt, il suo ultimo progetto a tutto campo – la collana A New Wave Of Jazz siglata Tonefloat – questo secondo frutto in studio co-firmato con Järmyr vede la luce quasi in silenzio.

Yodok altro non è se non la key word di uno dei progetti più ambiziosi di Järmyr, un impro-duo formato assieme alla tuba del connazionale Kristoffer Lo, attivo fino ad oggi quasi esclusivamente in ambito live. Il secondo figlio di questa saga, ribattezzata per l’occasione con l’aggiunta del tre romano ad indicare il numero dei componenti, è proprio il luogo che ha visto il norvegese incontrarsi per la prima volta con il profeta belga, una sorta di prova generale per quello che i due avrebbero costruito poi assieme. Di questa prima esperienza, “Yodok III” costituisce un concentrato postumo – le registrazioni risalgono a due anni fa – di qualità nuovamente elevatissima, sebbene il suo obiettivo si fissi su una desolazione decisamente più vicina al grigiore delle ultime prove soliste di Serries.

I primi dieci minuti dei ventitré totali che compongono il lato a senza titolo dell’Lp sono affidati ai cupi ricami della tuba su un fondale di droni in salsa di pura ambient music. Järmyr inizia a far tintinnare i suoi piatti solo nella seconda metà del pezzo, che si avvia verso un crescendo simulato contenendo a suon di dilatazioni di chitarra anche le rare avvisaglie di esplosione. È una sorta di terra di mezzo tra il passato microfonico e il futuro impro di lì a venire, con pure più di un richiamo a quelle tessiture sintetiche che hanno costituito l’apice ad oggi insuperato della carriera di Serries (benché di synth e sampler non ci sia traccia e i suoni siano in realtà frutto esclusivamente dei trattamenti elettronici applicati alla tuba e al flugabone di Lo).

La seconda facciata, di nuovo priva di titolo, segue uno schema non dissimile e incrementa, se possibile, la nebbia oscura già ben visibile in precedenza: stavolta è la chitarra a dettare la via, dilatandosi e contraendosi impietosamente per un quarto d’ora abbondante, prima che solo nel finale la batteria prenda la guida delle operazioni mirando ad un crescendo, questa volta autentico. L’intensità cromatica degli ultimi cinque minuti spazza via il grigio in un sol soffio, condividendo più di un drone con gli episodi meno isolazionisti della magistrale collaborazione di inizio anno con Teun Verbuggen. Una chiusura che da sola vale l’ascolto di un disco introverso, imperfetto, fatto di sottili (e a tratti impercettibili) sfumature ma la cui capacità espressiva riesce di nuovo a stupire.” Ondarock – Italy

music tap’s praise

“Dirk Serries is a phenomenal ambient artist who, for a number of years (1984-2007), mostly under the vidnaObmana moniker, created a dream-like atmosphere musically. His music is often of the experimental industrial drone style, although he did experiment successfully using an isolationist ambient style. But, no matter his style, his is a type of thoughtful, walk through the human psyche. In his music, he expands time with a slowed down effect, exploring the emotional sides that we keep tamped down into the cracks of our humanity.

Serries had left the vidnaObmana name behind, choosing to use Fear Falls Burning to represent his unique grind of intensity. Here at MusicTAP, I’ve been a fan of Serries since his Projekt issues that featured his melodic and calmer ambient style as vidnaObmana. As he transitioned to Fear Falls Burning, I have marveled at his thumb-pinning musical craft that unveils the screech and noise of mankind.

It can easily be said that Dirk Serries loves sound. His fascination with it, his experimentation of it, and his large-scale compositions that express it are part and parcel of his wide-spanning abilities as an ambient artist.

Serries has worked with many of today’s innovative ambient artists that include Steve Roach among an impressive slate of collaboration.

On September 19, Dirk Serries returns to the style of his past Projekt-released ambience with the issue of The Origin Reversal (actually titled as ‘the origin reversal’). This return is welcomed by many as his multi-layering of peaceful soundwaves are as potent as his more intense drone series of music are. The music found on The Origin Reversal was created using only a Gibson Les Paul, and pedals. On listening to this, you’re immediately in awe of the kind of music a single guitar can produce. Of course, it takes a brilliant artist to create those sounds, and Dirk Serries is one of those.

While it is true that not everybody loves the beautifully expressive ambient style, in the hands of Dirk Serries, the soul of The Origin Reversal (or any of his works) becomes an immersion in tranquility. Like a warm, comforting bath.” Matt Rowe/Music Tap – USA

Stream/Order THE ORIGIN REVERSAL here

a return to ambient bliss

the origin reversal

Dirk Serries returns to Projekt Records with The Origin Reversal, a re-boot of his classic vidnaObmana sound. This is ambient music that flows from its discreet origins: sonic purity, washes of harmony, and organic textures which slow time to a phase of transcendence.

Picking up on the 1988 – 1996 vidnaObmana ambient period (mostly released on Projekt), The Origin Reversal’s six tracks are informed with a subtlety that only comes from Serries’ decades of musical growth exploring his craft. After the understated, meditative 2012 collaboration with Steve Roach, Low Volume Music (PRO277), Serries reestablished himself as the ambient artist known worldwide for minimal, warm and introspective sonic atmospheres. Performed in real-time directly to a stereo 2-track, Serries created these six tracks armed only with a Gibson Les Paul custom guitar and a few pedals. Despite the use of different tools from his electronic heritage, The Origin Reversal shows a refinement and maturity achieved through extensive touring, intriguing side-projects, recordings and collaborations.

The Belgium-based Serries has experimented with ambient music for over 30 years. His earliest work came out under the vidnaObmana pseudonym, until he closed the book on that project in 2007. In the ensuing seven years, he released over twenty albums under various monikers before returning to a refined stream of ambient works. October 2013 saw three solo albums on limited edition 180-gram vinyl. Unedited live performances meant to run the length of a side of a vinyl record, they were published on the boutique Tonefloat:Ikon imprint. These three LPs were followed by a few digital-only albums.

The hypnotic nature of Serries’ music comes with time and restrained anticipation. It’s all about a delicate touch that never disturbs the continuum between sound and silence.  Pre-order here

interviewed by Mexico’s Hiroshima

Dirk Serries y el proceso de la transmutación del orden

 

Han pasado poco mas de 40 años desde que Dirk Serries, guitarrista y compositor belga, pionero del drone-ambient electroacústico publicara su primera producción discográfica. Lo hizo bajo el nombre de vidnaObmana, que significa una Ilusión óptica en servio antiguo. A partir de ahí; comenzó una carrera de uno de los músicos más prestigiosos en el mundo en la música ambiental, ethno ambient, industrial ambient y drone, llevando a estos géneros por parajes retorcidos, abstractos e indómitos no explorados de esa manera en esas épocas. A partir de una sublime ejecución en la guitarra, producto de un estado seriamente introspectivo y ourobórico, vidnaObmana desplegaba temas de majestuosa belleza y profunda sensibilidad.

Durante el largo periodo de vida de vidnaObmana, Serries colaboró con artistas de la talla de Steve Roach, Steven Wilson (Porcupine Tree), Asmus Tietchens, Sam Rosenthal, Brannan Lane, Capriolo Trifoglio, Diego Borotti, Jeff Pierce, con Big City Orchestra, entre muchos más. Tocó en diversos países de Europa , así como en Estados Unidos y Canadá; sus discos fueron publicados en sellos como: ND Records, Hypnos Recordings, Soleilmoon Recordings, Projekt Records y  Relapse Records. Bajo el alias de vidnaObmana, fue comisionado para producir la música para series documentales de la BBC y la National Geographic, entre otras.

En 2004, Dirk Serries decide generar un cambio radical en su sonido y comienza a publicar como Fear Falls Burning, suceso que significó la disolución de vidnaObmana. Con este proyecto, transita por terrenos electroacústicos ampliamente atmosféricos. Obscuros, siniestros y poderosos abriéndose más a estilos cercanos al post rock y al noise, a la vez recetando largas piezas épicas con momentos de clímax que nos devuelven el hálito.

Antes de disolver Fear Falls Burning en 2012, fue en esta faceta que colaboró con músicos más cercanos al post metal, al black metal y al drone de guitarra, tales como Aidan Baker, Justin Broadrick (Final, Godflesh, Jesu), Steve von till (Neurosis), Jefre Cantú-Ledesma, con miembros de la banda sueca Cult of Luna entre varios más.

Dirk Serries es un músico que trabaja con las cualidades sonoras de la guitarra eléctrica afectada por medios como sintetizadores, pedales de efectos y racks de ecualización. Su método de composición es el de tejer capas y capas de notas musicales muy largas con técnica de looping, para dar como resultado atmósferas letárgicas con una efectividad emotiva —que pareciera invitar al escucha a descifrar algún arcano oculto o a disolverse enteramente en el universo, a llevar prácticamente al ser a la nada—. Tanto vidnaObmana como Fear Falls Burning crearon un sello imborrable en su estilo musical.

Actualmente, Serries se encuentra en un proceso de experimentación sonora en la que arriesga todo lo anteriormente creado para pasar a terrenos propiamente del free jazz y de la improvisación libre, con dos interesantes proyectos:  Yodok III, que es un experimento de batería acústica, tuba procesada y guitarra de drone. El otro, es un ensamble a dúo con el baterista sueco Tomas Järmyr, conocido como The Void of Expansion.

Dirk Serries nos compartió los dos álbumes más recientes de la serie A New Wave of Jazz  con YODOK III  y The Void of Expansion, ambos publicados en el sello alemán Tonefloat. Aquí conversó con Otoño en Hiroshima respecto a estas nuevas exploraciones, las cuales son una pequeña pero sustanciosa ruptura con sus métodos de creación musical del pasado.

Alfredo Gallardo: En tiempos más recientes de experimentación como artista has estado envuelto en proyectos colaborativos interesantes con artistas como Justin Broadrick, Steven Wilson o Aidan Baker. Esto ha tenido una repercusión en tu estilo y sonido. Hemos visto esta evolución, de lo primitivo a lo contemporáneo, basado en altos niveles de ganancia y distorsión. ¿Qué fue lo que te orientó a ir por ese camino y a experimentar con ese tipo de atmosferas y sonidos, a acercarte a un panorama de experimentación más arriesgada?  

Dirk Serries: Yo siempre he optado por el camino de progresar, de transitar y experimentar con géneros,. Me gusta encontrar puentes entre los estilos y colaborar con espíritus afines para encontrar la perfecta mixtura en mi música con diversos estilos. Originalmente, comencé en 1984 con música industrial, ese cariño nunca desapareció, incluso cuando me moví de ese género con vidnaObmana a una fase de música exclusivamente ambient.

Desde ese entonces siempre traté de incorporar nuevos elementos en mi música con el fin de trascender las fronteras musicales y mantener lo fascinante de la evolución y la transformación musical. En los años noventa, cuando poco a poco viré a un terreno diferente con mi música como vidnaObmana pude ver claramente que el género comenzó a ser limitante y por lo tanto era restrictivo para mi expresión. Incluso, dejaba poco espacio para la experimentación y la extensión de la música ambient. El género en aquel entonces comenzó a tornarse bastante conservador poco a poco así que se empezó a alejar de mi perfil.

Cuando me dieron la oportunidad de grabar una trilogía de álbumes para Relapse Records, yo sabía que esto podría ser el impulso para crecer más allá de géneros . Mis álbumes en Relapse me conectaron con varias personalidades claves en los géneros del metal y algunos de ellos se convirtieron en muy buenos amigos como Steven Wilson, Steve Von Till, Johannes Persson de Cult Of Luna y Justin Broadrick. A través de algunos de ellos me di cuenta de que mi música era muy respetada y abrí un montón de posibilidades.

Este intercambio terminó a vidnaObmana de la mejor manera posible con la trilogía “Dante” en Relapse; y así, sólo para dar un paso natural en mi evolución como músico. Fear Falls Burning se convirtió en esa entidad en la que yo podía colaborar con algunas de aquellas personas que conocí en esas épocas de Relapse. Además de las colaboraciones con Cult Of Luna, Justin Broadrick, Steve Von Till y Steven Wilson también fui capaz de salir de gira ampliamente a través de Conspiracy Records; una nueva plataforma que se abrió a la experimentación, el intercambio y la interacción.

Fear Falls Burning realmente allanó el camino para mis más interesantes fusiones, colaboraciones y trabajos hasta la fecha. Cuando decidí terminar Fear Falls Burning después de realizar una extenso catálogo, en tan sólo un par de años las conexiones que creé permitieron establecerme de nuevo como solista bajo mi propio nombre. Y aunque creo que todo esto es esencial para para mantener mi expresión como músico solista, el impulso para evolucionar, avanzar y colaborar con otros músicos sigue siendo uno de mis principales motivos para continuar haciendo música.

Estoy convencido de que todavía queda mucho  por ser explorado.

Alfredo: Respecto a YODOK III. ¿Como se conocieron y decidieron dar el salto a hacer algo juntos? ¿En qué momento surgió la idea de tomar la forma de un ensamble electroacústico de drone o free jazz?

Dirk Serries:  Esto fue el resultado de mi trabajo como Fear Falls Burning. Específicamente en mi álbum Frenzy of the Absolute, —el cual trabajé junto a músicos como Johannes Persson y Magnus Lindberg, ambos de Cult of Luna y Tim Bertilsson de Switchblade—. Tomas Järmyr, baterista de YODOK (en ese tiempo a dúo con Kristoffer Lo) escuchó este álbum y sintió inmediatamente que estábamos hablando el mismo lenguaje. Como consecuencia, recibó una invitación de Tomas para grabar un disco en Noruega.

Alfredo: En ese trío se evocan paisajes altamente orgánicos e indómitos. ¿Podrías hablarnos un poco sobre la experiencia de crear esos ambientes con estos músicos y el tocar con instrumentos tan diferentes entre si? ¿En qué te concentras para lograr comunicarte con esta clase de sonidos?

Dirk Serries:  Lo que sigue siendo un misterio para mi es como nuestra colaboración sonó en aquella grabación. Por otro lado, yo no sabía lo que Tomas y Kristoffer esperarían de mí. La grabación fue simple y sencillamente mágica: en un solo día grabamos un álbum completo. Totalmente improvisado, simplemente hicimos click y confirmamos las expectativas de que nuestros lenguajes se corresponden. A partir de ahí, YODOK III fue formado y después de dar varios conciertos y grabar nuestro segundo álbum en Junio pasado se confirma que esto es solo el principio de lo que YODOK III puede ser.

Tengo que admitir que quedé impresionado sobre la manera en cuan inspiradoras y fluidas son nuestras sesiones. No importa en donde hayamos estado viviendo antes de entrar al estudio o a tocar en vivo, nada está estipulado. Todo se improvisa y se toca en el lugar, la mayor parte de las veces no sabemos quién empezará y quien le seguirá. El movimiento de la música dicta el progreso y el proceso. El hecho de atacar la guitarra más allá de mis creencias personales es la manera en el cómo mis estructuras musicales trabajan mejor con la tuba que Kristoffer toca.

Ya combinados, siento la impresión de casi ser una orquesta. Lo que mueve el carácter de los instrumentos, es algo unicamente sonoro y musical. En la cúspide de eso, tenemos a Tomas… quien es verdaderamente el tiempo, quien en silencio o con fuertes acentos impone el sonido de su batería. Utilizamos el instrumento como una llave, más que como algo meramente percusivo y eso hace que la calidad harmónica de YODOK III tenga una base sólida. Cada uno de los tres elementos se complementan el uno al otro en lugar de interferirse, levantándose y encontrándose de forma musical.

Un dato extra es que ambos, tanto Tomas como Kristoffer estudiaron en el conservatorio de jazz en Trondheim, convirtiéndose en extraordinarios improvisadores, músicos y seres humanos completamente preocupados por el impacto musical y emocional de crear juntos. Esto los ha llevado a escucharse, anticiparse y respetarse el uno al otro en el flujo de componer in situ.

Ha sido fascinante para mí y una riqueza de inspiración para continuar.

Alfredo: La música ambient —pese a su lentitud— implica un proceso de riesgo. Es algo así como ir hasta las profundidades sin regreso, lo que implica una concatenación lógica en una especie de caída libre. Respecto a tocar con un instrumento de percusión en The Void of Expansion con alguien tan técnico como Tomas Järmyr, ¿Lo consideras un reto o una evolución en tu carrera?

Dirk Serries: Me gusta que veas el ambient de esa forma. Muchos outsiders piensan que como es lento y minimalista se simplifica el proceso de composición. Pero por el contrario, la música ambient demanda inmensa concentración y también un proceso de anticiparse, liberar notas con propósito y hacerlas interactuar solo cuando es necesario en tiempos y pulsos que no son parte de la típica forma de escribir música.

Además de hacer música ambient, creé con el tiempo un método para tocar, presentarme en vivo y crear sonido con estructuras que puedo aplicar para fusionar este tipo de música con géneros y a su vez para colaborar con muchos musicos. Como músico solista me sentí capaz de construir y crear mi propio sonido, pero no fue sino hasta YODOK III cuando descubrí mi habilidad de improvisar en el lugar.

Puede notarse que en mis años como vidnaObmana, incluso con Fear Falls Burning se nota un cierto matiz de perfeccionista, de “control freak” y esto significa que cualquier cosa que tuviera el potencial para ser espontanea o improvisada se transformaba en algo estéril, cuidadosamente construido sin posibilidades de liberarse.  El hecho de ser un así quizá tuvo ciertas repercusiones con alguna de la música que hice en el pasado. Crear un laboratorio de efectos para mí con la finalidad de alcanzar finos tonos y cuidar cada detalle a la perfección.

Cuando trabajé con batería en los dos últimos discos de Fear Falls Burning todo estaba detallado en el score. Luego conocí a Tomas y Kristoffer. Ambos me brindaron una zona de seguridad para llegar a la conclusión en la que la improvisación no es más que una forma de superar algunos de las cosas que hice en el pasado. La improvisación se convirtió en un lenguaje entre nosotros tres, en el que pude sentirme como en casa, para saber que tanto Tomas y Kristoffer estarían allí para apoyar, acentuar y llevar más allá. Con Tomas siento que puedo tomar este paso aún más lejos.

De nuevo, aplicando la ley de la improvisación y forzándome a mí mismo para confiar en mi habilidad como artista sonoro, he usado como una herramienta para entablar correspondencia con la dinámica y fanática forma de Tomas para tocar la batería. Estoy seguro que fue con YODOK III con quien me he convertido en el músico que soy ahora. Fue el trio que me levanto de un estado de control y me hizo caer en cuenta de que la improvisación es definitivamente una parte de mí.

The void of Expansion se ha convertido en el siguiente nivel para establecerme como un improvisador y para expandir el intercambio con un gran músico.

Alfredo: Se perciben figuras más dinámicas tanto en la composición como en la manipulación de medios electrónicos. ¿Consideras un tipo diferente de comunicación como duo que como trio o cuarteto? ¿Sientes que tienes que es necesario buscar comunicación usando recursos nunca antes utilizados?

Dirk Serries: Desde que Void of Expansion se convirtió en un dúo entre yo y Thomas, realmente quise diferenciarlo de Yodok III. Tengo mi propio método para relacionarme con la guitarra, pero siento que la comunicación con esa forma furiosa de Tomas necesita algo de dinamismo extra y de sonido un poco más fuerte. Un sistema en el que pueda cambiar de un timbre a otro en tiempo real y que corresponda con la batería.

Trato la guitarra con un banco de filtros externo para poder manipular el sonido rápidamente acorde con lo que la batería necesita. Este banco de filtros me da muchísima libertad para improvisar y crear simplemente amplificando la señal de la guitarra a algo que está más allá de los sonidos clásicos de una guitarra. Para transofmar a este instrumento en algo eléctrico y a su vez orgánico. The Void of Expansion se acerca mucho más al free jazz que Yodok III. Ambos son proyectos de improvisación, pero el lenguaje entre ellos es muy diferente.

Alfredo: ¿Encuentras posible salir de gira con YODOK III para venir a Latinoamérica?

Dirk Serries:  ¡Oh! Claro que si. Tanto con YODOK II como con Void of Expansion. Solamente en el contexto de presentaciones en vivo el concepto de dúo o trío se vuelve algo más. Y si las cosas son factibles, nos encantaría recorrer América Latina y participar en algunos de los festivales excepcionales que tiene México.

Hiroshima – Mexico