the void of expansion

tomas järmyr, dirk serries

THE VOID OF EXPANSION at DUNK!

Photographer Christophe Michielsen took some marvellous live action photos during THE VOID OF EXPANSION’s concert at DUNK! festival.  Visit his facebook page for more photos from this amazing festival.

 

Advertisements

New Wave Of Jazz Bandcamp

Pleased to announce that Tonefloat’s New Wave Of Jazz opened up the bandcamp to digital downloads for most of the backcatalog, including a special offering of THE VOID OF EXPANSION‘s live performance at jazzclub De Singer in 2014 as a digital exclusive.

Visit the bandcamp now and support DIY.

 

 

Draai Om Je Oren reviews

THE VOID OF EXPANSION – Ashes And Blues (LP, Tonefloat’s New Wave Of Jazz 2014)
DIKEMAN/SERRIES – Cult Exposure (LP, Tonefloat’s New Wave Of Jazz 2015)

“The Void of Expansion, het duo van gitarist Dirk Serries en slagwerker Tomas Järmyr, ontstond in de slipstream van hun gezamenlijke project Yodok III, gevormd in 2013 (met naast Serries en Järmyr ook Kristoffer Lo op tuba). Na twee concerten in Kortrijk (13-02) en Rijkevorsel (14-02) dook het gezelschap op 15 februari in Brussel de studio in en leverde ‘Ashes And Blues’ af. In het openingsnummer ‘Paradox’ begint Serries met sterk vervormd gitaarspel, als een naderende onweersbui bouwt hij zijn melodie op. Op de achtergrond horen we Järmyr zijn eerste roffels geven en zijn bekkens beroeren. Terwijl het slagwerk in kracht toeneemt, begint het gitaarspel van Serries steeds meer op een ontregelde machine te lijken. En dan valt het geheel vrijwel stil en in hemelse klanken gaat het over in ‘Demper’, dat even verstild aanvangt, waarbij de klank van de gitaar iedere keer héél kort wordt onderbroken, als een flakkerende kaars. Het geeft iets onwezenlijks aan het nummer. Overigens loopt ook hier de spanning geleidelijk op, mede door Serries gruizige gitaarspel. Maar ook Järmyr laat zich hier niet onbetuigd en grossiert in dreunende roffels, een muur van geluid optrekkend. In ‘Consecration’ klinkt Serries’ gitaarspel aanvankelijk lichter, transparanter en contrasteert zo goed met Järmyr’s redelijk duister klinkende slagwerk. Halverwege schakelt Serries echter zijn klankkastje weer in en laat zijn gitaar naar hartenlust gieren en janken. Als een alles verzengende vuurzee raast het duo voort, om even zo onverwachts de verstilling terug te laten keren.

Tijdens het concert een dag later, 16 februari, in Veghel, schuift John Dikeman aan bij het duo. Deze samenwerking leidt later dat jaar tot de opnames die dit jaar uitkwamen onder de titel ‘Cult Exposure’. ‘The Monolith Song’ begint met een voor John Dikeman kenmerkende solo: intens, rauw en overrompelend en tegelijkertijd intiem en fragiel. Serries komt erbij met een aantal sterk overstuurde gitaaraanslagen, de dramatische uithalen van Dikeman als het ware inkaderend. In het titelnummer gebruikt Serries distortion, waarbij de muziek – net als in ‘Consecration’ op het album van The Void Of Expansion – klinkt als een flakkerende kaars. Alleen is het hier experimenteler, het effect extremer. Maar het past Dikeman als kader uitstekend. Met heftig, springerig saxspel gaat hij de uitdaging aan. Het levert een levendig duet op, waarbij beide musici laten horen aan elkaar gewaagd te zijn.

‘Whisper Edge’ doet denken aan de stijl waarmee Serries bekend is geworden: ambient. Gelijkmatige klankgolven uit Serries’ gitaar worden subtiel ondersteund door knisperend saxspel van Dikeman. Zoveel subtiliteit en intensiteit verrast na twee behoorlijk intensieve nummers op kant A. De drone die Serries verderop in het nummer produceert, inspireert Dikeman tot een solo die door merg en been gaat. Schel, scherp, klagelijk en ongenaakbaar.” Draai Om je Oren – The Netherlands

interviewed by Mexico’s Hiroshima

Dirk Serries y el proceso de la transmutación del orden

 

Han pasado poco mas de 40 años desde que Dirk Serries, guitarrista y compositor belga, pionero del drone-ambient electroacústico publicara su primera producción discográfica. Lo hizo bajo el nombre de vidnaObmana, que significa una Ilusión óptica en servio antiguo. A partir de ahí; comenzó una carrera de uno de los músicos más prestigiosos en el mundo en la música ambiental, ethno ambient, industrial ambient y drone, llevando a estos géneros por parajes retorcidos, abstractos e indómitos no explorados de esa manera en esas épocas. A partir de una sublime ejecución en la guitarra, producto de un estado seriamente introspectivo y ourobórico, vidnaObmana desplegaba temas de majestuosa belleza y profunda sensibilidad.

Durante el largo periodo de vida de vidnaObmana, Serries colaboró con artistas de la talla de Steve Roach, Steven Wilson (Porcupine Tree), Asmus Tietchens, Sam Rosenthal, Brannan Lane, Capriolo Trifoglio, Diego Borotti, Jeff Pierce, con Big City Orchestra, entre muchos más. Tocó en diversos países de Europa , así como en Estados Unidos y Canadá; sus discos fueron publicados en sellos como: ND Records, Hypnos Recordings, Soleilmoon Recordings, Projekt Records y  Relapse Records. Bajo el alias de vidnaObmana, fue comisionado para producir la música para series documentales de la BBC y la National Geographic, entre otras.

En 2004, Dirk Serries decide generar un cambio radical en su sonido y comienza a publicar como Fear Falls Burning, suceso que significó la disolución de vidnaObmana. Con este proyecto, transita por terrenos electroacústicos ampliamente atmosféricos. Obscuros, siniestros y poderosos abriéndose más a estilos cercanos al post rock y al noise, a la vez recetando largas piezas épicas con momentos de clímax que nos devuelven el hálito.

Antes de disolver Fear Falls Burning en 2012, fue en esta faceta que colaboró con músicos más cercanos al post metal, al black metal y al drone de guitarra, tales como Aidan Baker, Justin Broadrick (Final, Godflesh, Jesu), Steve von till (Neurosis), Jefre Cantú-Ledesma, con miembros de la banda sueca Cult of Luna entre varios más.

Dirk Serries es un músico que trabaja con las cualidades sonoras de la guitarra eléctrica afectada por medios como sintetizadores, pedales de efectos y racks de ecualización. Su método de composición es el de tejer capas y capas de notas musicales muy largas con técnica de looping, para dar como resultado atmósferas letárgicas con una efectividad emotiva —que pareciera invitar al escucha a descifrar algún arcano oculto o a disolverse enteramente en el universo, a llevar prácticamente al ser a la nada—. Tanto vidnaObmana como Fear Falls Burning crearon un sello imborrable en su estilo musical.

Actualmente, Serries se encuentra en un proceso de experimentación sonora en la que arriesga todo lo anteriormente creado para pasar a terrenos propiamente del free jazz y de la improvisación libre, con dos interesantes proyectos:  Yodok III, que es un experimento de batería acústica, tuba procesada y guitarra de drone. El otro, es un ensamble a dúo con el baterista sueco Tomas Järmyr, conocido como The Void of Expansion.

Dirk Serries nos compartió los dos álbumes más recientes de la serie A New Wave of Jazz  con YODOK III  y The Void of Expansion, ambos publicados en el sello alemán Tonefloat. Aquí conversó con Otoño en Hiroshima respecto a estas nuevas exploraciones, las cuales son una pequeña pero sustanciosa ruptura con sus métodos de creación musical del pasado.

Alfredo Gallardo: En tiempos más recientes de experimentación como artista has estado envuelto en proyectos colaborativos interesantes con artistas como Justin Broadrick, Steven Wilson o Aidan Baker. Esto ha tenido una repercusión en tu estilo y sonido. Hemos visto esta evolución, de lo primitivo a lo contemporáneo, basado en altos niveles de ganancia y distorsión. ¿Qué fue lo que te orientó a ir por ese camino y a experimentar con ese tipo de atmosferas y sonidos, a acercarte a un panorama de experimentación más arriesgada?  

Dirk Serries: Yo siempre he optado por el camino de progresar, de transitar y experimentar con géneros,. Me gusta encontrar puentes entre los estilos y colaborar con espíritus afines para encontrar la perfecta mixtura en mi música con diversos estilos. Originalmente, comencé en 1984 con música industrial, ese cariño nunca desapareció, incluso cuando me moví de ese género con vidnaObmana a una fase de música exclusivamente ambient.

Desde ese entonces siempre traté de incorporar nuevos elementos en mi música con el fin de trascender las fronteras musicales y mantener lo fascinante de la evolución y la transformación musical. En los años noventa, cuando poco a poco viré a un terreno diferente con mi música como vidnaObmana pude ver claramente que el género comenzó a ser limitante y por lo tanto era restrictivo para mi expresión. Incluso, dejaba poco espacio para la experimentación y la extensión de la música ambient. El género en aquel entonces comenzó a tornarse bastante conservador poco a poco así que se empezó a alejar de mi perfil.

Cuando me dieron la oportunidad de grabar una trilogía de álbumes para Relapse Records, yo sabía que esto podría ser el impulso para crecer más allá de géneros . Mis álbumes en Relapse me conectaron con varias personalidades claves en los géneros del metal y algunos de ellos se convirtieron en muy buenos amigos como Steven Wilson, Steve Von Till, Johannes Persson de Cult Of Luna y Justin Broadrick. A través de algunos de ellos me di cuenta de que mi música era muy respetada y abrí un montón de posibilidades.

Este intercambio terminó a vidnaObmana de la mejor manera posible con la trilogía “Dante” en Relapse; y así, sólo para dar un paso natural en mi evolución como músico. Fear Falls Burning se convirtió en esa entidad en la que yo podía colaborar con algunas de aquellas personas que conocí en esas épocas de Relapse. Además de las colaboraciones con Cult Of Luna, Justin Broadrick, Steve Von Till y Steven Wilson también fui capaz de salir de gira ampliamente a través de Conspiracy Records; una nueva plataforma que se abrió a la experimentación, el intercambio y la interacción.

Fear Falls Burning realmente allanó el camino para mis más interesantes fusiones, colaboraciones y trabajos hasta la fecha. Cuando decidí terminar Fear Falls Burning después de realizar una extenso catálogo, en tan sólo un par de años las conexiones que creé permitieron establecerme de nuevo como solista bajo mi propio nombre. Y aunque creo que todo esto es esencial para para mantener mi expresión como músico solista, el impulso para evolucionar, avanzar y colaborar con otros músicos sigue siendo uno de mis principales motivos para continuar haciendo música.

Estoy convencido de que todavía queda mucho  por ser explorado.

Alfredo: Respecto a YODOK III. ¿Como se conocieron y decidieron dar el salto a hacer algo juntos? ¿En qué momento surgió la idea de tomar la forma de un ensamble electroacústico de drone o free jazz?

Dirk Serries:  Esto fue el resultado de mi trabajo como Fear Falls Burning. Específicamente en mi álbum Frenzy of the Absolute, —el cual trabajé junto a músicos como Johannes Persson y Magnus Lindberg, ambos de Cult of Luna y Tim Bertilsson de Switchblade—. Tomas Järmyr, baterista de YODOK (en ese tiempo a dúo con Kristoffer Lo) escuchó este álbum y sintió inmediatamente que estábamos hablando el mismo lenguaje. Como consecuencia, recibó una invitación de Tomas para grabar un disco en Noruega.

Alfredo: En ese trío se evocan paisajes altamente orgánicos e indómitos. ¿Podrías hablarnos un poco sobre la experiencia de crear esos ambientes con estos músicos y el tocar con instrumentos tan diferentes entre si? ¿En qué te concentras para lograr comunicarte con esta clase de sonidos?

Dirk Serries:  Lo que sigue siendo un misterio para mi es como nuestra colaboración sonó en aquella grabación. Por otro lado, yo no sabía lo que Tomas y Kristoffer esperarían de mí. La grabación fue simple y sencillamente mágica: en un solo día grabamos un álbum completo. Totalmente improvisado, simplemente hicimos click y confirmamos las expectativas de que nuestros lenguajes se corresponden. A partir de ahí, YODOK III fue formado y después de dar varios conciertos y grabar nuestro segundo álbum en Junio pasado se confirma que esto es solo el principio de lo que YODOK III puede ser.

Tengo que admitir que quedé impresionado sobre la manera en cuan inspiradoras y fluidas son nuestras sesiones. No importa en donde hayamos estado viviendo antes de entrar al estudio o a tocar en vivo, nada está estipulado. Todo se improvisa y se toca en el lugar, la mayor parte de las veces no sabemos quién empezará y quien le seguirá. El movimiento de la música dicta el progreso y el proceso. El hecho de atacar la guitarra más allá de mis creencias personales es la manera en el cómo mis estructuras musicales trabajan mejor con la tuba que Kristoffer toca.

Ya combinados, siento la impresión de casi ser una orquesta. Lo que mueve el carácter de los instrumentos, es algo unicamente sonoro y musical. En la cúspide de eso, tenemos a Tomas… quien es verdaderamente el tiempo, quien en silencio o con fuertes acentos impone el sonido de su batería. Utilizamos el instrumento como una llave, más que como algo meramente percusivo y eso hace que la calidad harmónica de YODOK III tenga una base sólida. Cada uno de los tres elementos se complementan el uno al otro en lugar de interferirse, levantándose y encontrándose de forma musical.

Un dato extra es que ambos, tanto Tomas como Kristoffer estudiaron en el conservatorio de jazz en Trondheim, convirtiéndose en extraordinarios improvisadores, músicos y seres humanos completamente preocupados por el impacto musical y emocional de crear juntos. Esto los ha llevado a escucharse, anticiparse y respetarse el uno al otro en el flujo de componer in situ.

Ha sido fascinante para mí y una riqueza de inspiración para continuar.

Alfredo: La música ambient —pese a su lentitud— implica un proceso de riesgo. Es algo así como ir hasta las profundidades sin regreso, lo que implica una concatenación lógica en una especie de caída libre. Respecto a tocar con un instrumento de percusión en The Void of Expansion con alguien tan técnico como Tomas Järmyr, ¿Lo consideras un reto o una evolución en tu carrera?

Dirk Serries: Me gusta que veas el ambient de esa forma. Muchos outsiders piensan que como es lento y minimalista se simplifica el proceso de composición. Pero por el contrario, la música ambient demanda inmensa concentración y también un proceso de anticiparse, liberar notas con propósito y hacerlas interactuar solo cuando es necesario en tiempos y pulsos que no son parte de la típica forma de escribir música.

Además de hacer música ambient, creé con el tiempo un método para tocar, presentarme en vivo y crear sonido con estructuras que puedo aplicar para fusionar este tipo de música con géneros y a su vez para colaborar con muchos musicos. Como músico solista me sentí capaz de construir y crear mi propio sonido, pero no fue sino hasta YODOK III cuando descubrí mi habilidad de improvisar en el lugar.

Puede notarse que en mis años como vidnaObmana, incluso con Fear Falls Burning se nota un cierto matiz de perfeccionista, de “control freak” y esto significa que cualquier cosa que tuviera el potencial para ser espontanea o improvisada se transformaba en algo estéril, cuidadosamente construido sin posibilidades de liberarse.  El hecho de ser un así quizá tuvo ciertas repercusiones con alguna de la música que hice en el pasado. Crear un laboratorio de efectos para mí con la finalidad de alcanzar finos tonos y cuidar cada detalle a la perfección.

Cuando trabajé con batería en los dos últimos discos de Fear Falls Burning todo estaba detallado en el score. Luego conocí a Tomas y Kristoffer. Ambos me brindaron una zona de seguridad para llegar a la conclusión en la que la improvisación no es más que una forma de superar algunos de las cosas que hice en el pasado. La improvisación se convirtió en un lenguaje entre nosotros tres, en el que pude sentirme como en casa, para saber que tanto Tomas y Kristoffer estarían allí para apoyar, acentuar y llevar más allá. Con Tomas siento que puedo tomar este paso aún más lejos.

De nuevo, aplicando la ley de la improvisación y forzándome a mí mismo para confiar en mi habilidad como artista sonoro, he usado como una herramienta para entablar correspondencia con la dinámica y fanática forma de Tomas para tocar la batería. Estoy seguro que fue con YODOK III con quien me he convertido en el músico que soy ahora. Fue el trio que me levanto de un estado de control y me hizo caer en cuenta de que la improvisación es definitivamente una parte de mí.

The void of Expansion se ha convertido en el siguiente nivel para establecerme como un improvisador y para expandir el intercambio con un gran músico.

Alfredo: Se perciben figuras más dinámicas tanto en la composición como en la manipulación de medios electrónicos. ¿Consideras un tipo diferente de comunicación como duo que como trio o cuarteto? ¿Sientes que tienes que es necesario buscar comunicación usando recursos nunca antes utilizados?

Dirk Serries: Desde que Void of Expansion se convirtió en un dúo entre yo y Thomas, realmente quise diferenciarlo de Yodok III. Tengo mi propio método para relacionarme con la guitarra, pero siento que la comunicación con esa forma furiosa de Tomas necesita algo de dinamismo extra y de sonido un poco más fuerte. Un sistema en el que pueda cambiar de un timbre a otro en tiempo real y que corresponda con la batería.

Trato la guitarra con un banco de filtros externo para poder manipular el sonido rápidamente acorde con lo que la batería necesita. Este banco de filtros me da muchísima libertad para improvisar y crear simplemente amplificando la señal de la guitarra a algo que está más allá de los sonidos clásicos de una guitarra. Para transofmar a este instrumento en algo eléctrico y a su vez orgánico. The Void of Expansion se acerca mucho más al free jazz que Yodok III. Ambos son proyectos de improvisación, pero el lenguaje entre ellos es muy diferente.

Alfredo: ¿Encuentras posible salir de gira con YODOK III para venir a Latinoamérica?

Dirk Serries:  ¡Oh! Claro que si. Tanto con YODOK II como con Void of Expansion. Solamente en el contexto de presentaciones en vivo el concepto de dúo o trío se vuelve algo más. Y si las cosas son factibles, nos encantaría recorrer América Latina y participar en algunos de los festivales excepcionales que tiene México.

Hiroshima – Mexico

Kindamuzik reviews VOID

“Extatisch mooi gitaar/drumsimprovisaties. 240 exemplaren maar. Dat is het aantal platen dat geperst is van Ashes and Blues, de plaat van The Void of Expansion. Hopeloos te weinig, en eindeloos onterecht in verhouding met de fabelachtige muziek die het Belgisch/Noorse tweetal heeft gecreëerd.

The Void of Expansion is een duo bestaande uit gitarist Dirk Serries en drummer Tomas Järmyr, die ook samenspelen op de eerder dit jaar uitgekomen plaat van YODOK III, waar ze samen met Kristoffer Lo ook al zo’n superieur mooie muziek maakten. In vergelijking tot de volle drones en majestueuze dynamieken van die band, gaan de mannen op Ashes and Blues aanzienlijk ruwer en vrijer te werk. Drie lange stukken waarbij Serries de eerste schets mag maken, waarna Järmyr op grootse wijze reageert. Het gegeven lijkt simpel, de uitwerking is dat allerminst. Freejazz en improv staat of valt bij de interactie, de dynamiek, de spanning. Serries en Järmyr voelen elkaar perfect aan, en als de spanning van Serries’ gitaarklanken te groot wordt, zorgt Järmyr voor de heftige ontlading, waardoor het soms zelf richting noise gaat. Groots en intens.

Eerder dit jaar bracht Serries ook nog Transmission uit met Art of Cosmic Musings, zijn samenwerking met drummer Teun Verbruggen. Hoewel ook dat een prachtige gitaar/drumsduoplaat is, zijn de verschillen tussen dat album en Ashes and Blues gigantisch groot. Waar de eerste ambient-achtig blijft ondanks het mooie freejazzdrumwerk van Verbruggen – waarbij de verschillen tussen de drones en het hoge tempo in de percussie zo mooi contrasteren -, is Ashes and Blues ruwer, drukker, compromislozer wellicht. Een hoger gehalte aan jazz en improvisatie, en een vermindering van gevoelige ambient ten faveure van snijdende gitaarklanken, maakt dat The Void of Expansion een volledig eigen leven kan leiden naast Art of Cosmic Musings, ook al is het basisconcept zo gelijkend. Het is eens te meer een bewijs dat Dirk Serries momenteel op een waanzinnige creatieve high zit, zowel solo als in combinatie met anderen. Dat de high nog lang moge duren.” Kindamuzik – The Netherlands

All About Jazz reviews THE VOID OF EXPANSION

“4,5 out of 5 rating ! Belgian guitarist and sound artist Dirk Serries and Swedish, Trondheim-based drummer Tomas Järmyr meet again after the successful recording of YODOK III—their trio with amplified tuba player Kristoffer Lo—to explore more sonic options together. Ashes and Blues was recorded live in the studio in February 2015 after two invigorating live performances in Belgium.

The three pieces on the limited edition vinyl Ashes and Blues, are comprised from sketchy ideas but Serries and Järmyr turn the fleeting musical motifs into multi-layered, enigmatic trance-like and deeply moving compositions. “Paradox,” the first piece, begins with distorted yet reserved guitar lines and fractured rhythms accentuated mainly by the cymbals. Soon enough, Serries begins to employ the guitar effects and creates various loops while Järmyr sets a ceremonial, massive pulse and both transform this piece into a stream of aggressive and intense waves of dense sounds, bordering with noise at its climax.

The second piece “Damper” is based on a subtle interplay between Serries and Järmyr. Serries uses his guitar effects to suggest a series of minuscule sonic events that trigger delicate playing of Järmyr on the cymbals and bells. This emphatic interplay patiently, and slowly deepens and solidifies with thicker sounds comprised of layers and loops of abstract guitar sounds and powerful, restless drumming, still with great control and focus. The last piece, “Consecration” features Serries and Järmyr exploring a new sonic terrain, more minimalist and gentle but one that still stresses a profound hypnotizing vein. The slow shaping of guitar-produced thick sonic waves melt organically into the tribal drumming of Järmyr, bringing this piece into a majestic coda. Powerful and profound music. ” All About Jazz – US